En diciembre de cada año, la comunidad internacional conmemora el mes de los Derechos Humanos, en celebración por la aprobación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos por la Asamblea General de las Naciones Unidas en el año 1948. Una declaración que sin duda, sirvió de norte al momento de redactar nuestra Carta de Derechos en el 1952. En reconocimiento de este evento tan importante para el desarrollo de una sociedad democrática, participativa, justa y solidaria, la Comisión de Derechos Civiles en colaboración con la Fundación Buena Vibra hemos creado esta aplicación para educarnos sobre nuestros derechos.

Léelo y úsalo como referencia para tu vida. Al final encontrarás cómo contactarnos en caso de tener alguna duda o necesitar hacer una reclamación.

Derecho a la libertad

Nacemos libres e iguales en dignidad y derechos. Y dotados como estamos de razón y conciencia, debemos comportarnos fraternalmente los unos con los otros.

Derecho a no ser discriminado

Tenemos todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.


Además no nos harán distinción alguna fundada en nuestra condición política, jurídica o internacional del país o territorio de la cual nuestra jurisdicción dependa, tanto si se trata de un país independiente, como de un territorio bajo administración fiduciaria, no autónomo o metido o cualquier otra limitación.

Derecho a la vida, libertad y seguridad

Tenemos derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad.

No estaremos sometidos a esclavitud
ni a servidumbre

No estaremos sometidos a esclavitud ni a servidumbre; la esclavitud y la trata de esclavos están prohibidas en todas sus formas.

No estaremos sometidos a torturas
ni a penas o tratos crueles

Nadie estará sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.

Reconocimiento jurídico

Tenemos derecho, en todas partes, al reconocimiento de su personalidad jurídica.

Todos somos iguales ante la ley

Somos iguales ante la ley y tenemos, sin distinción, derecho a igual protección de la ley. Tenemos derecho a igual protección contra toda discriminación que infrinja esta Declaración y contra todo provocación a tal discriminación.

Derecho a un recurso efectivo
ante los tribunales

Tenemos derecho a un recurso efectivo ante los tribunales nacionales competentes, que nos ampare contra actos que violen nuestros derechos fundamentales reconocidos por la constitución o por la ley.

No podremos ser
arbitrariamente detenidos

Nadie podrá ser arbitrariamente detenido, preso ni desterrado.

Derecho a ser oído públicamente

Tenemos derecho en condiciones de plena igualdad, a ser oídos públicamente y con justicia para la determinación de nuestros derechos y obligaciones o para el examen de cualquier acusación contra nosotros en materia penal.

Todos somos inocentes
hasta que se pruebe lo contrario

De ser acusados por un delito, tenemos derecho a que se presuma nuestra inocencia mientras no se pruebe nuestra culpabilidad, conforme a la ley y en juicio público en el que se nos hayan asegurado todas las garantías necesarias para nuestra defensa.

Derecho a la privacidad

No seremos objeto de injerencias arbitrarias en nuestra vida privada, familia, domicilio o correspondencia, ni ataques a nuestra honra o reputación. Tenemos derecho a la protección de la ley contra tales injerencias o ataques.

Derecho a elegir nuestra residencia

Tenemos derecho a circular libremente y a elegir nuestra residencia en el territorio de un Estado.


Tenemos derecho a salir de cualquier país, incluso del propio y a regresar a nuestro país.

Derecho a buscar asilo

En caso de persecución, tenemos derecho a buscar asilo y a disfrutar de él en cualquier país.


Este derecho no podrá ser invocado contra una acción judicial realmente originada por delitos comunes o por actos opuestos a los propósitos de las Naciones Unidas.

Derecho a una nacionalidad

Tenemos derecho a una nacionalidad.


No se nos privará arbitrariamente de nuestra nacionalidad ni del derecho a cambiar de nacionalidad.

Derecho a casarnos

Los hombres y las mujeres, a partir de la edad núbil, tenemos derecho, sin restricción alguno por motivos de raza, nacionalidad o religión a casarse y fundar una familia; y disfrutaremos de iguales derechos en cuanto al matrimonio, durante el matrimonio y en caso de disolución del matrimonio.

Derecho a una propiedad

Tenemos derecho a la propiedad individual y colectivamente.

Libertad de pensamiento

Tenemos derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar nuestra religión o creencia individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza de la práctica, el culto y la observancia.

Libertad de opinión y expresión

Tenemos derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de nuestras opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras por cualquier medio de expresión.

Derecho a reunión y asociación

Tenemos derecho a la libertad de reunión y de asociación pacíficas.


No podemos ser obligado a pertenecer a una asociación.

Derecho a participar del gobierno

Tenemos derecho a participar en el gobierno de nuestro país, directamente o por medio de representantes libremente escogidos.


Tenemos el derecho de acceso, en condiciones de igualdad, a las funciones públicas de nuestro país.


La voluntad de un pueblo es la base de la autoridad del poder público; esta voluntad se expresará mediante elecciones auténticas que habrán de celebrarse periódicamente por sufragio universal e igual y por voto secreto u otro procedimiento equivalente que garantice la libertad del voto.

Derecho a los recursos del estado

Como miembro de la sociedad, tenemos derecho a la seguridad social y a obtener mediante el esfuerzo nacional y la cooperación internacional, habida cuenta de la organización y los recursos de cada Estado, la satisfacción de los derechos económicos, sociales y culturales, indispensables a su dignidad y al libre desarrollo de su personalidad.

Derecho al trabajo

Tenemos derecho al trabajo, a la libre elección de nuestro trabajo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo.

Tenemos derecho sin discriminación alguna, a igual salario por trabajo igual.

Todos quienes trabajemos, tenemos derecho a una remuneración equitativa y satisfactoria que nos asegure así como a su familia una existencia conforme a la dignidad humana y que será completada en caso necesario, por cualesquiera otros medios de protección social.

Derecho al descanso

Tenemos derecho al descanso, al disfrute del tiempo libre, a una limitación razonable de la duración del trabajo y a vacaciones periódicas pagadas.

Derecho a una vida adecuada

Tenemos derecho a un nivel de vida adecuado que nos asegure, así como a nuestra familia, la salud y el bienestar, en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tenemos asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez y otros casos de pérdida de medios subsistencia por circunstancias independientes de nuestra voluntad.

Derecho a la educación

Tenemos derecho a la educación. La educación debe ser gratuita, al menos en lo concerniente a la instrucción elemental y fundamental. La instrucción elemental será obligatoria.


La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos del hombre y a las libertades fundamentales; favorecerá la comprensión, la tolerancia y la amistad entre las naciones y todos los grupos étnicos o religiosos; y promoverá el desarrollo de las actividades de las Naciones Unidas para el mantenimientos de la paz.


Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos.

Derecho a la cultura

Tenemos derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten.

Derecho a que las libertades
se hagan efectivas

Tenemos derecho a que se establezca un orden social e internacional en el que los derechos y libertades proclamados en esta Declaración se hagan plenamente efectivos.

Estaremos sujetos a las
limitaciones de la ley

Toda persona tiene deberes respecto a la comunidad, puesto que solo en ella puede desarrollar libre y plenamente su personalidad.

En el ejercicio de nuestros derechos y en el disfrute de nuestras libertades, estaremos solamente sujetos a las limitaciones establecidas por la ley con el único fin de asegurar el reconocimiento y el respeto de los derechos y libertades de los demás y de satisfacer las justas exigencias de la moral, del orden público y del bienestar general en una sociedad democrática.

Ningún derecho deberá interpretarse

Nada en la presente Declaración podrá interpretarse en el sentido de que confiere derecho alguno al Estado, a un grupo o a una persona, para emprender y desarrollar actividades o realizar actos tendientes a la supresión de cualquiera de los derechos y libertades proclamados en esta Declaración.

Pactos Internacionales

Si deseas conocer más acerca de los derechos humanos, puedes descargar el pacto de derechos civiles y políticos y/o el pacto de derechos económicos, sociales y culturales, pulsando sobre los siguientes enlaces.



Derechos Civiles y Políticos

 


Derechos Económicos Sociales y Culturales

 

Calendario de Eventos

Pulsa en el siguiente enlace para ver el calendario de actividades

Constitución de Puerto Rico y Estados Unidos de América

Pulsa en el siguiente enlace para descargar los Derechos Civiles establecidos bajo la Constitución del ELA

Derechos Civiles

Pulsa en el siguiente enlace para descargar los la Constitución de los Estados Unidos de América

Derechos E.U.A.

Dudas o Querellas - Contáctenos

Si tiene alguna duda o quiere presentar una querella, favor de enviarla a la siguiente dirección: Enviar correo electrónico o llámenos al 787-764-8686

Qué es la Comisión de Derechos Civiles

La Comisión de Derechos Civiles de Puerto Rico es un organismo público creado en virtud de la Ley Núm. 102 de 28 de junio de 1965, según enmendada (1 L.P.R.A. 151). Nuestra función primordial es educar al pueblo en cuanto a la significación de los derechos fundamentales de las personas y los medios de respetarlos, protegerlos y enaltecerlos. Tenemos la obligación de gestionar ante los individuos y ante las autoridades gubernamentales la protección de los derechos humanos y el estricto cumplimiento de las leyes que amparan tales derechos. Nuestra ley orgánica, que adscribió la Comisión a la Rama Legislativa, nos dotó con la independencia necesaria que nos provee la imparcialidad objetiva para la fiscalización de todos los componentes y organismos del Gobierno de Puerto Rico. Fomentamos la investigación y promovemos espacios de discusión sobre la vigencia de los derechos fundamentales. Investigamos las querellas que recibimos relacionadas con violaciones de esos derechos y de la misma manera, comparecemos ante los tribunales como amigos de la corte en aquellos casos en los que puedan ser lacerados o vulnerados los derechos humanos de los y las ciudadanas. Participamos activamente en la discusión y desarrollo de políticas públicas que impacten cualquier dimensión de los derechos humanos.